Claves para un cerramiento eficaz de edificios

Publicado por  Equipo de recubrimientos de alto rendimiento el 04/03/2019

El cerramiento de un edificio es la separación física (barrera) entre el entorno acondicionado (interior) y el entorno no acondicionado (exterior) de un edificio. Tanto los edificios comerciales como los residenciales (incluso viviendas) cuentan con un cerramiento.

 

Los elementos del cerramiento de edificios están diseñados para mantener un ambiente interior seco, calefaccionado o enfriado y así facilitar su control del clima. El diseño del cerramiento de edificios es un área especializada de la práctica de arquitectura e ingeniería que toma algo de cada área de la ciencia de la construcción y el control del clima interior.

 

Categorías de cerramientos de edificios

El cerramiento de edificios tiene muchos elementos, los cuales se pueden dividir en tres categorías principales:

 

  1. El techo: dicho de modo simple, es la cobertura a prueba de agua que también resiste el traspaso de calor.
  2. Los cimientos: esto incluye todo lo que está debajo del suelo (a bajo nivel), además de los elementos de los pisos. Las barreras de vapor contra la humedad resisten la transferencia de vapor de agua y la entrada de agua.
  3. El sistema de paredes: esto incluye las fachadas a prueba de agua y los recubrimientos, así como las barreras de aire.

 

Las partes individuales del cerramiento de edificios enfrentan diferentes desafíos, aunque funcionan colectivamente para lograr los mismos objetivos de detener o ralentizar el flujo de aire, agua, ruido y calor, pero permitiendo que el ingreso inevitable de agua tenga una forma de secarse.

 

La efectividad del cerramiento de edificios es el principal factor determinante con respecto la cantidad de energía requerida para calefaccionar, enfriar y ventilar un edificio. En los Estados Unidos, las filtraciones de agua representan el 10 por ciento de energía que los edificios onsumen (o 4 cuatrillones de BTU).

 

Tipos de barreas de aire

A medida que se sigue centrando la atención en la barrera de aire para abordar las fugas de aire y energía, este tipo de productos e innovaciones se han ido incrementando. Los tipos de barrera de aire incluyen:

 

  • Membranas autoadhesivas
  • Membranas de aplicación fluida (recubrimientos)
  • Espuma de poliuretano en spray
  • Envoltura de edificios comerciales con sujeción mecánica
  • Tablero (tablero de aislamiento térmico celular de tipo rígido)
  • Membranas adheridas de fábrica al revestimiento
  • Envoltura de edificios comerciales con respaldo adhesivo

 

Recubrimientos continuos

Para ser efectivas, las barreras de aire y vapor de humedad deben ser continuas a lo largo de todo el cerramiento para que no haya un punto de falla desde el techo y las paredes hasta las ventanas, puertas y cimientos. Se recomienda el uso de barreras de aire y vapor de aplicación fluida para una serie de condiciones de construcción, ya que proporcionan importantes ventajas de rendimiento. La más importante es crear una forma eficaz de bloquear las fugas de aire, reducir los costos de energía y aumentar la comodidad de los ocupantes.

 

A diferencia del cerramiento de edificios, que tiene soldaduras y que puede fallar en la prevención del paso del aire, los recubrimientos continuos también reducen la condensación  de la pared, brindan una barrera perfecta sin grietas, agujeros o huecos, protegen el revestimiento y las aberturas rústicas del daño del clima durante y después de la construcción, y no se vuelan durante la instalación. Son el tipo correcto de recubrimiento que no perderán efectividad si están expuestos al clima durante mucho tiempo y requieren menos mano de obra que otros tipos de barreras de aire, lo que los vuelve más rentables.

 

Lubrizol ha desarrollado dos recubrimientos de barrera de aire y vapor de aplicación fluida que se comercializarán en 2019: una emulsión elastomérica de terpolímero y una emulsión acrílica de alto contenido de sólidos que ofrece una excelente adhesión a una variedad de materiales de construcción. Ambos recubrimientos ofrecen el rendimiento necesario para cumplir con los requisitos de la Asociación de Barreras de Aire de América (ABAA) en formulaciones diseñadas para aplicarse como una barrera de aire de aplicación líquida. Los recubrimientos también cumplen con diversos estándares de ASTM, los cuales permiten que la barrera de airea cumpla con los estándares de AAMA.

 

Para los techos, Lubrizol ofrece productos consolidados, como las resinas Carboset® AE-960 que cumplen con todos los requisitos impuestos por UL, FM, ASTM y Miami-Dade. Para las aplicaciones elastoméricas verticales, como bloques de hormigón, Carboset® SA-850 evita que el agua y el aire atraviesen las cavidades del bloque.

 

Lubrizol cuenta con una amplia línea de recubrimientos de alto rendimiento y una larga historia en el mercado de recubrimientos dinámicos para comprender las aplicaciones e industrias en las que se aplican, utilizando una considerable experiencia en I+D y en recubrimientos para satisfacer las necesidades de los formuladores.

 

Comuníquese con su director de cuentas de Lubrizol para conocer más.


Equipo de recubrimientos de alto rendimiento

Contáctenos

¿Tiene una pregunta o comentario sobre esta publicación? Contacte al autor o autora a través del formulario a continuación.




Ingresar símbolos


Síganos

Siga los recubrimientos de alto rendimiento de Lubrizol en LinkedIn

Reciba actualizaciones sobre nuevas publicaciones de blog, productos, noticias de tecnología y tendencias de la industria en los recubrimientos de alto rendimiento de Lubrizol.

Suscríbase para recibir actualizaciones

Suscribirse

Reciba en su casilla de correo electrónico actualizaciones de las publicaciones nuevas en el blog.